La izquierda abertzale crece en las urnas y avala con 187.000 papeletas la exigencia de un proceso democrático

Desde Iruñea, Arnaldo Otegi destacó el apoyo de la ciudadanía vasca al proceso y al derecho de autodeterminación. Resaltó los «resultados históricos» obtenidos por ANV pese al boicot y a haber sido unas elecciones antidemocráticas. El PNV de Josu Jon Imaz lamentó el bajón del partido y se escudó en que «no es fácil» hacer una comparativa con los comicios anteriores. En contraste, Patxi López compareció exultante ante el grito de «Patxi lehendakari».

DONOSTIA

Desde la peña San Fermin de Iruñea y tras conocer los primeros datos definitivos de algunas localidades de Euskal Herria, Arnaldo Otegi remarcó que la izquierda abertzale sale «reforzada» de las elecciones, ya que aunque la participación ha sido menor que en los anteriores comicios, «ha obtenido datos históricos, llegando incluso a superar los resultados conseguidos por Euskal Herritarrok».

A este respecto, incidió en que la izquierda abertzale ha conseguido mayorías absolutas en ayuntamientos tan significativos como Hernani, Oiartzun, Usurbil, Ondarroa o Pasaia y concluyó que esto deja a la vista que existen «tendencias muy claras» que demuestran que la ciudadanía ha votado «a favor de un proceso, una nación y el derecho de autodeterminación», lo que añadió, «debería originar una profunda reflexión en los que han intentado debilitar e incluso enterrar el proceso». El mahaikide recordó que había mucha gente que decía que la izquierda abertzale iba a salir «debilitada» y que, sin embargo, «hay más izquierda abertzale que nunca». Otegi denunció también que, una vez más, han sido unas elecciones «totalmente antidemocráticas» que han denegado el derecho a que todas las ideas sean defendidas en igualdad de condiciones.

A lo largo de la noche electoral, tanto el secretario general de ANV, Antxon Gómez, así como diferentes candidatos destacaron «esta victoria popular y democrática» pese a tratarse de unas «elecciones antidemocráticas» y al «boicot».

El PNV de Josu Jon Imaz, por contra, no mostró tanta satisfacción. Tal y como hiciera el portavoz del PNV, Iñigo Urkullu, Imaz también se escudó en «el complejo mapa político y territorial» a la hora de valorar los «resultados desiguales» que el partido ha obtenido en estos comicios. En su intervención en Sabin Etxea, insistió en que «no es fácil comparar la fotografía» de ayer con la de «hace cuatro años». «No es fácil la lectura de datos porque antes había una coalición», manifestó Imaz. En un tono algo más positivo, resaltó que el PNV «emerge con centralidad y es eje y columna vertebral» de la política vasca.

«Regusto» de Urkullu

Se congratuló, además, de que «Euskadi sea la única comunidad con un color diferente a la del Estado, cuyo panorama es bicolor: rojo y azul», en alusión al PSOE y PP. «Este factor es especialmente reseñable», destacó. Antes de despedirse, dijo que «a partir de mañana -por hoy- nos espera un análisis sereno».

Sobre la abstención, dijo que la participación «en una sociedad democrática es un bien preciado por lo que cuando de diez personas, cuatro se quedan en casa, no es una buena noticia».

Dos horas antes de la comparecencia de Imaz, Urkullu no pudo ocultar cierto «regusto» que achacó a «causas sobrevenidas» como el hecho de concurrir en solitario, sin EA y a la «propia complejidad» del mapa político «provocada por causas como el tensionamiento de la vida política por parte de la izquierda radical, por la anulación de las listas de ASB y la impugnación de las listas de ANV, en buen número».

Mucho más eufórico y entre constantes gritos de «Patxi lehendakari», el secretario general del PSE resaltó que los electores «han apoyado la alternativa. Estos magníficos resultados son la antesala del cambio».

López apostó por «consolidar esta alternativa» y por un proyecto «progresista, vasquista y municipalista». Añadió que trabajará con «esfuerzo y honradez» y que «en la primera línea» de ese trabajo estará «la lucha contra el terrorismo y la violencia». Consideró que estos resultados suponen «un enorme espaldarazo» de cara a las autonómicas de 2009, en las que sostuvo que hay «expectativas de que el PSE sea el primer partido de Euskadi» y que «haya un lehendakari socialista».

Satisfacción de Madrazo

Por su parte, la coalición EB-Aralar calificó los resultados como «francamente positivos» y dijo que «avalan la propuesta de presentarse en coalición, que se consolida y tiene mucho futuro por delante». Javier Madrazo se mostró «realmente satisfecho», si bien admitió que «se ha avanzado más en Gipuzkoa que en Araba y Bizkaia».

Aún así, señaló que su partido es «una fuerza clave para la configuración de las instituciones. En muchos casos, es una opción clave a la hora de conformar equipos de gobierno y propiciar un giro a la izquierda».

Con tono casi de despedida, Alfonso Alonso dio la enhorabuena a su contrincante Patxi Lazcoz (PSE) por su victoria y expresó su alegría por «el hundimiento del PNV. El mensaje es claro; el nacionalismo pierde pie en territorio alavés».

hora de reflexión

La presidenta de EA reconoció que los resultados no eran los que esperaban pero se congratuló del respaldo obtenido por Nafarroa Bai. Begoña Errazti subrayó que abrirán una reflexión en el partido. Josu Jon Imaz también dijo que a partir de mañana, deberán hacer una «reflexión serena».

 

EA no llega a cumplir sus expectativas

Desde Gasteiz, Begoña Errazti reconoció que EA «tenía mejores expectativas» y que ahora «dentro de casa deberemos hacer una profunda reflexión». No obstante, se felicitó por los buenos resultados obtenidos por la colación Nafarroa Bai en Nafarroa «donde podemos dar la vuelta al Gobierno de la derecha navarra, la derecha más dura, y ofrecer una alternativa progresista. Hoy es posible», destacó.

La cooficialidad del euskara y el marco de relaciones con otros herrialdes de Euskal Herria, son las «condiciones» que puso Errazti para formar gobierno. «Ya lo hicimos en 1995, condición que se aprobó y ahora no va a ser menos» apostilló Errazti. En este sentido, subrayó que «la apuesta de EA sigue siendo el avance soberanista, la paz y la normalización política».

La dirigente de EA aseguró que su formación «será clave en la constitución de próximos gobiernos forales» y agradeció a sus votantes el apoyo recibido. Subrayó además que ese apoyo ha sido «útil» y sirve para que EA siga adelante.   

 

La izquierda abertzale ha sido la opción política más votada en 55 localidades

 

El pasado domingo más de 187.000 personas acudieron a las urnas para depositar una papeleta de ANV. En las elecciones municipales, la formación abertzale ha cosechado 184.132 votos, lo que se traduce en 721 concejales y ser el grupo más votado en 54 localidades. En otras, la izquierda abertzale ha ido en agrupaciones electorales y le corresponde al menos una alcaldía más, la de Otxandio. Esta opción política se sitúa segunda en número de cargos electos.

 

El recuento efectuado por el Ministerio del Interior español concede a EAE-ANV un total de 94.825 votos en las elecciones municipales, con lo que le corresponden 439 concejales y la posibilidad de acceder a la alcaldía de 40 localidades. 25 de las mismas ya estarían en manos de la histórica formación abertzale, ya que en ellas ha obtenido la mayoría absoluta. En otras 15 podría gobernar en solitario o a traves de pactos.

 

Estos datos, sin embargo, no se corresponden con la voluntad popular de los ciudadanos de Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Nafarroa, ni con la realidad de los sufragios depositados en los municipios de estos territorios.

 

Y es que las cifras aportadas por el Gobierno español son las resultantes de aplicar el tamiz ilegalizador decretado por el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional, que anularon 133 candidaturas de este partido -al igual que otras 260 listas de izquierdas y abertzales-. Por ello, ANV sólo pudo presentar planchas «legales» en 120 localidades, que son a las que corresponden los 94.825 votos.

 

89.307 votos anulados

 

En los lugares en los que las listas de esta formación resultaron ilegalizadas, fueron también decenas de miles las personas que depositaron en las urnas papeletas con su membrete. Sin descontar el «nulo técnico» -aquellas papeletas que fueron anuladas sin tener relación con la opción de la izquierda abertzale-, fueron 89.307 votos: 9.476 en Araba, 46.002 en Bizkaia, 30.391 en Gipuzkoa y 3.438 en Nafarroa.

 

Estos datos incluyen únicamente los votos considerados nulos en las localidades en las que las listas de ANV fueron declaradas ilegales. Además, el «nulo técnico» apenas modifica la suma final, ya que en los últimos años en Euskal Herria oscila entre el 1,00% y el 0,20% del voto emitido.

 

De esta forma, se puede concluir que en total fueron 184.132 las personas que, sin importar el sello que la Justicia española había estampado sobre ellos, introdujeron en las urnas los votos de ANV para las municipales. En Bizkaia fueron 70.381; en Gipuzkoa, 74.748; en Nafarroa, 24.812; y en Araba, 14.084.

 

En Araba, cabe destacar que en las elecciones a Juntas Generales, donde ANV era legal en las circunscripciones de Gasteiz y Tierras Esparsas -donde reside el 88% del censo del herrialde-, el número de apoyos logrados fue superior, llegando hasta los 17.108 sufragios sumando el resultado de las municipales en Aiara.

 

Por ello, el dato real aproximado de los apoyos recibidos el domingo por la izquierda abertzale en Euskal Herria es el que alcanza la cifra de 187.156.

 

En cualquier caso, ciñéndose a las elecciones municipales y a esos 184.132 votos, se puede comprobar que ANV fue la opción más votada en 54 localidades, de modo que le corresponden gestionar la alcaldía en un municipio de Araba, 11 de Bizkaia, 33 de Gipuzkoa y 9 de Nafarroa.

 

Además, en otras localidades como Otxandio, donde el alcalde Aritz Otxandiano ha revalidado con creces el cargo obtenido hace cuatro años en el seno de la agrupación electoral Batia, la izquierda abertzale ha concurrido en listas diferentes a ANV. En esta localidad vizcaina, además del gobierno municipal y 6 concejales, la opción de izquierdas e independentista obtiene 500 votos. Lo mismo sucede con otras agrupaciones electorales y candidaturas, especialmente en Gipuzkoa, situando el total en torno a los 185.000, siempre en lo que se refiere a las elecciones municipales.

 

Segunda fuerza en electos

 

Con estas 55 alcaldías que, al menos, le corresponden directamente, la izquierda abertzale se situa como la segunda opción con más primeros ediles en Hego Euskal Herria, después del PNV, con 132 alcaldes, y por delante de PP-UPN (48), PSOE (41), EA (14) y Nafarroa Bai (12).

 

Entre las localidades en las que los votos independentistas de izquierdas han sido mayoría, destacan por su dimensión algunas como Hernani, Pasaia, Arrasate, Oiartzun, Ordizia, Bergara, Urretxu o Soraluze, en Gipuzkoa; Bera, Leitza y Goizueta, en Nafarroa; y Ondarroa, Elorrio y la citada Otxandio, en Bizkaia.

 

También son llamativas las victorias obtenidas en Izurtza, Ubidea o Mendexa, en Bizkaia; en Nabaskoze, en Nafarroa; y la mayoría absoluta en la localidad alavesa de Aramaio.

 

Respecto a otras formaciones, es destacable que EA gana en Gernika, al tiempo que pierde en Bermeo; que UPN casi limita sus victorias a Erribera y algunos municipios de Iruñerria, que puede perder en función de los pactos; o que las candidaturas independientes son, como siempre, ampliamente mayoritarias en Nafarroa.

 

Tomando en consideración las concejalías, la fotografía que dejan las elecciones del domingo es muy parecida. Así, EAE-ANV debería tener en su poder 721 actas de concejal, sólo superado en número por el PNV. A la formación jeltzale, se le adjudican 1.038 ediles, teniendo en cuenta que el dato está inflado a consecuencia del apartheid.

 

Tras estas dos formaciones, el PSOE obtendría en los cuatro herrialdes 583 concejales; PP-UPN logra 519; EA, 254; Ezker Batua-Aralar, 135; Nafarroa Bai, 120; IUN 21; y CDN, 16; siempre bajo la premisa de la masiva anulación de candidaturas. Entre las concejalías obtenidas por ANV, sobresalen las de Trebiñu, en cuyos dos municipios ha logrado sendos ediles.

más de 185.000

 

En las elecciones municipales, la izquierda abertzale ha concurrido en algunas localidades en listas que no eran de ANV, como en Otxandio, donde Batia ha logrado la mayoría absoluta con 500 votos. En total, en estos comicios esta opción política ha cosechado más de 185.000 votos.

TREBIÑU

 

EAE-ANV ha logrado dos concejales en este enclave alavés bajo administración burgalesa. Un concejal en el Ayuntamiento de Trebiñu y otro edil en Argantzun.

 

Antxon Gómez, secretario general de EAE-ANV y candidato a las Juntas Generales de Gipuzkoa; Arantza Urkaregi, candidata a las JJGG de Bizkaia; el juntero por este herrialde Jon Fano; el juntero por Araba Aitor Bezares; y la cabeza de lista de la formación abertzale en Bilbo, Zuriñe Zorrozua, comparecieron ayer en la capital vizcaina para hacer una valoración más reposada de los resultados electorales.

 

Tras recordar que sus candidaturas han cosechado 187.000 votos en los cuatro herrialdes, reclamaron al resto de partidos que respeten la voluntad de los electores, de modo que ANV pueda acceder a todos los cargos electos que le corresponden.

 

Urkaregi, que señaló que ha habido apoderados del partido ekintzale en todas las mesas electorales, pidió a los grupos políticos que han concurrido a los comicios que apliquen el artículo 182.2 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG), que permite que un partido nombre edil a una persona que no estaba incluida en su lista.

 

«Es una cosa que ya lo reivindicamos hace cuatro años -recordó-, que en Azkoitia se llevó a la práctica, que en Lizartza se iba a llevar a la práctica y fue el Euzkadi Buru Batzar el que se opuso». En este mismo sentido, destacó que se trata de una vía legal, y apuntó que «sería responsabilidad de esas fuerzas políticas nombrar a las personas que hemos sido electas en función de la voluntad popular». «Es una vía que es posible, y lo que hace falta es voluntad política», concluyó.

 

Bezares, por su parte, explicó que la búsqueda del «reconocimiento de lo expresado por la voluntad popular» protagonizará su acción política a partir de ahora, además de «la lucha por el proceso y por las elecciones democráticas».

 

«ANV impulsará la solución democrática pueblo a pueblo y en todas y cada una de las instituciones» afirmó, agregando que «para que esto sea posible es necesario que las instituciones que se constituyan para los próximos cuatro años representen la voluntad popular emanada de las urnas, sin exclusiones». A su parecer, «no puede haber una segunda parte del pucherazo ahora que se constituyen las instituciones».

 

Los representantes de ANV valoraron también que en los comicios de ayer «se consumó el pucherazo» y supuso «el broche final a toda una campaña marcada por las ilegalizaciones, las prohibiciones y la persecución brutal» contra este partido.

 

En esta situación, y a pesar de tener «toda la maquinaria represiva» del Estado español en su contra, la formación abertzale obtuvo unos resultados «sobresalientes», a su parecer. «187.000 votos que saben a victoria popular, a victoria democrática», aplaudieron. Para ANV, esos votos suponen «187.000 tortazos a los que han apostado por el pucherazo, a los que han apostado por unas elecciones antidemocráticas, a los que no quieren la paz ni la democracia en este país».

 

En Donostia, el cabeza de lista de ANV en esta ciudad, Agustín Rodríguez, también reclamó los 3 concejales que les corresponden en base a los 11.000 votos obtenidos. Rodríguez anunció que en los próximos días iniciará una ronda de contactos con el resto de los grupos.

banner altsasu

banner altsasu

banner altsasu

Cookiek erraztuko digute gure zerbitzuak eskaintzea. Gure zerbitzuak erabiltzerakoan cookiak erabiltzea baimentzen diguzu.